Publicitat
Esports

Mundial: acercando posturas

Terrassa es una de las tres candidatas que opta a organizar la decimoquinta Copa del Mundo masculina de hockey, una competición que reunirá durante 18 días a 16 selecciones. La candidatura presentada por la Federación Española competirá con Alemania y Malasia. Entre este mes y el próximo se negociará el contrato y el viernes 14 de junio, la Federación Internacional dará a conocer el ganador. Eso sí: hasta noviembre hay tiempo para dar marcha atrás.

El Ayuntamniento acogió el proyecto con los brazos abiertos, pero los problemas llegaron cuando la Española comenzó a exigir compromisos. En los últimos meses, la celebración del Mundial ha sufrido varios vaivenes. Y cuando parecía que el no estaba más cerca que el sí, los representantes del hockey local decidieron conjurarse para impedir que la ciudad perdiera una oportunidad que podría tener consecuencias tan beneficiosas, aunque a menor escala, como las que tuvo la celebración de la competición olímpica del verano de 1992.

Es por eso que los presidentes y responsables de los cuatro clubs egarenses (Atlètic, Club Egara, CD Terrassa y Línia 22) junto al presidente de Hockey per Terrassa, Francesc Salvatella, y el presidente de la Federació Catalana, Xavi Adell, tomaron una decisión inédita e inesperada: sentar en una misma mesa a las principales formaciones políticas de la ciudad para explicarles lo mucho que el hockey le ha dado a Terrassa y el escaso retorno que ha recibido. El encuentro, celebrado el martes en el chalet de Can Salas, fue todo un éxito. La CUP fue el único partido con representación municipal que no asistió. Sí estuvo Tot x Terrassa, representado por Lluïsa Melgares y Maria Moltó. No faltaron a la cita, por el PSC, el alcalde Alfredo Vega, y la concejal de Deportes Eva Candela.

Nueve millones
Como recordó Vega, el proyecto implica una triple aportación de 1.300.000 euros por parte de Ayuntamiento, Diputació de Barcelona y Generalitat. Pero a esos casi 4 millones hay que añadir una parte que debe costear sólo el Ayuntamiento, los más de 5 millones que costará reparar un deteriorado Camp Olímpic, sede principal del Mundial junto al actual Estadi Martí Colomer. Los clubs hablan de un retorno de más de 8 millones de euros.

El encuentro estuvo marcado por la cordialidad, el buen entendimiento y la empatía entre los 29 participantes en el debate. Comenzó con la exposición por parte de los representantes del hockey de la realidad y la capacidad organizativa de este deporte y sus clubs. Se apeló a la importancia que se otorga al hockey en el recién presentado Pla Estratègic de Terrassa, que cita cinco elementos clave para el futuro de la ciudad: audiovisual, ciudad universitaria, salud, cultura y patrimonio y hockey. Y se pidió una sede definitiva para la Casa Museu del hockey, a lo que el alcalde respondió con que se piensa en el edificio del antiguo Ayuntamiento, en el Raval de Montserrat.

El director general del Atlètic, Oriol Cortada, puso en valor esta estrategia. “No dice deporte, dice hockey”. Y llenó su argumentación con cifras. “Los clubs aglutinamos más de 7.500 socios y tenemos 3.770 jugadores, lo que supone un 22% de todos los deportistas federados de la ciudad. Somos el deporte con más practicantes en la ciudad y el 45% son mujeres. Hemos dado 91 olímpicos a Terrassa. Hemos sido ocho veces campeones de Europa y tenemos once equipos en la División de Honor. Los gastos conjuntos sólo en viajes ascienden a 360.000 euros anuales y la subvención municipal que recibimos cubre sólo el 4% de esa cifra. Tenemos serias dificultades para retener el talento. Ahora, los tres mejores jugadores de las escuelas de nuestros clubs juegan fuera de la ciudad.

Compromiso a medias
Cuando se dio la voz a los políticos, la mayoría apoyaron la candidatura para el Mundial. Lluïsa Melgares (Tot x Terrassa) apuntó: “La ciudad debe ponerse las pilas. Este Mundial debe ser una realidad”. Álex Rodríguez (PP) apoyó también abiertamente el Mundial. “Es muy importante para la ciudad y el turismo y necesitqamos hacerlo”. Javi González, de C’s, no lo vio tan claro. “No podemos firmar un cheque en blanco con tantas incertidumbres”. Por el PDeCat, Miquel Sàmper se mostró favorable: “No son unos Juegos, pero casi. No podemos dejarlo escapar”. En la misma línea se expresó Isaac Albert, líder de ERC. “Queremos este Mundial y necesitamos liderazgo para organizarlo. Algunos parece que esperen que se lo den a Alemania para sacarse un problema de encima”, dijo.

Por parte de TeC, Xavi Matilla se mostró velada contrario. “Si el contexto fuera otro, las cosas serían diferentes”. Desde el hockey se invitó a los políticos a pensar en grande. En el debate final, el anfitrión Biosca apuntó: “El Champions Trophy de 2006 costaba 1.300.000 euros. Nos asustamos. Era más de la mitad de nuestro presupuesto. Pero nos arriesgamos y acabamos ganando dinero y una tribuna nueva”. Xavi Adell señaló: “Me niego a creer que la tercera ciudad de Catalunya no pueda alcanzar un acuerdo para organizar este Mundial”. Y Salvatella apeló al “terrassenquisme” que hizo posible organizar el torneo de hockey de los Juegos Olímpicos de Barcelona’92.

El butlletí matinal del diari, Bon Dia Terrassa
Cada matí al teu correu. Gratis.

Llegeix la nostra política de privacitat per a més informació.

Publicitat
To Top