Publicitat
Esports

Roc Oliva regresó a casa como adversario

El jugador del RC Polo Roc Oliva vivió el pasado domingo uno de los días más especiales de su vida. Desde que esta temporada se ha incorporado a las filas del Polo de Barcelona, el centrocampista egarense no había vuelto a visitar Can Salas para enfrentarse al que ha sido el equipo de toda su vida, donde ha crecido como jugador de hockey, ha alcanzado la internacionalidad y se ha convertido en olímpico.

En el partido de la segunda jornada de la segunda vuelta de la Liga de División de Honor, el Polo de Roc Oliva, se impuso por 2 a 3 al Atlètic en Can Salas. En el encuentro disputado en la primera vuelta en el Eduardo Dualde de Barcelona, Oliva se enfrentó por primera vez a sus excompañeros y amigos. El Polo se impuso entonces también por 3 a 2 y Oliva fue encargado de anotar el último gol, el que dio la victoria a los barceloneses a falta de tres minutos. Es una de las tres dianas que acumula en la Liga.

Pero el duelo del domingo fue especial para Oliva. "Cuando jugaba con el Atlètic siempre decíamos que jugar contra el Polo era divertido y muy especial. Ahora he podido vivirlo desde el otro bando. Siempre son partidos igualados, con muchas ocasiones, con dos equipos que juegan siempre al ataque".

Un partido distinto
Llegar a Can Salas y enfrentarse a su Atlètic no fue indiferente para él. "Era la primera vez que venía a Can Salas para jugar contra el Atlètic. Al llegar ya he notado unas sensaciones extrañas. Cuando he visto al Atlètic realizar la rutina previa al partido que he compartido con ellos durante diez años se me ha hecho extraño. He sentido un punto de nostalgia, pero soy consciente de que estoy viviendo una nueva etapa y estoy muy agradecido al Polo", señala. Recordó Oliva que "cuando la bola empieza a rodar te olvidas un poco de todo eso y te centras sólo en el juego", aunque reconoce que "en algún momento, cuando el juego está detenido, sí vuelves a sentir esa nostalgia".

El regreso de Roc Oliva a Can Salas no pasó desapercibido a la gente del Atlètic, que acogió a su exjugador con el cariño de siempre. "Todo el mundo me ha tratado siempre muy bien. Estoy super agradecido al club. Siempre me tratan a las mil maravillas". No es la primera vez que Oliva juega con otra camiseta que no sea la del Atlètic. La primera vez que abandonó el club fue para jugar en la Liga holandesa, en las filas del Amsterdam. Tras su regreso a Can Salas, el pasado verano decidió irse al Polo.

Oliva se ha adaptado perfectamente a un Polo en el que tiene un papel protagonista formando pareja en el centro del campo con el también egarense David Alegre, capitán del Polo, y el delantero terrassense Xavi Lleonart. "En el Polo me abrieron las puertas desde el primer día. Soy muy afortunado por poder vivir este tipo de experiencias", explicó.

Roc Oliva no está acudiendo actualmente a las convocatorias de la selección española, en buena medida por sus obligaciones laborales. "Actualmente no estoy en la selección, pero no descarto nada de cara al futuro", subrayó.

El butlletí matinal del diari, Bon Dia Terrassa
Cada matí al teu correu. Gratis.

Llegeix la nostra política de privacitat per a més informació.

Publicitat
To Top