Publicitat
Terrassa

Familias con hijos autistas piden medios para llevarlos a Manresa

Cuatro familias con hijos con trastorno del espectro autista empezaron este curso, por primera vez, a llevarlos en transporte colectivo y adaptado al centro de educación especial Ampans, en Santpedor (Manresa). Se dio la circunstancia de que al ser este curso siete los jóvenes terrassenses que a diario se desplazan al centro -con la incorporación de familias nuevas que se sumaron a otras que ya los llevan desde hace años-, se abrió la posibilidad de hacerlo en transporte colectivo. De esa forma, los padres se ahorraban los viajes que tienen que hacer a diario hasta Santpedor.

Las cuatro familias -tres con dos hijos autistas y otra con uno- pusieron en práctica la idea el pasado septiembre y para ello pidieron una ayuda económica al Ayuntamiento, que les concedió 13 mil euros (cinco mil en 2018 y ocho mil este 2019), según explican las familias. Del transporte se encarga la Associació L’Estel (entidad pro personas en riesgo de exclusión social).

El problema, sin embargo, ha llegado esta misma semana, cuando la subvención del Ayuntamiento ya se ha agotado y estas familias no pueden hacer frente al pago del transporte colectivo, por lo que, de momento, han tenido que volver a coger el coche. Y no es que el coste de ese transporte (que se lleva a cabo con un monitor, además del conductor) se cubra en su totalidad con la subvención municipal ya que los padres tienen que desembolsar 145 euros al mes por hijo (la otra mitad se cubre con la ayuda). Y de esas cuatro familias, tres tienen dos. Sumen. Pero es que a estos gastos se añaden los del centro Ampans, por lo que el presupuesto se dispara.

Ahora, los padres se encuentran ‘colgados’ en este último tramo del curso al no ser la ayuda municipal suficiente para cubrirlo. "Necesitamos tres mil euros de subvención para poder acabar el curso, que finaliza el 31 de julio", reclama Chelo Carrasco, con dos hijos autistas de 24 y 27 años de edad.

Perder el tiempo
La mujer explica que este grupo de cuatro familias ha mantenido varias reuniones con responsables municipales sin resultados satisfactorios. "Nos sentimos un poco engañados, nos han estado haciendo perder el tiempo", declara Chelo al respecto, quien añade que estas familias han hecho extensiva la demanda a todos los partidos que se presentan a las elecciones municipales de mañana.

Hasta ahora, Chelo llevaba a sus hijos a un taller ocupacional en Terrassa, pero no continuaron al no disponer "de los recursos suficientes para atenderlos y prevenir sus crisis conductuales", explica la madre, lo que le lleva a reclamar un centro en condiciones en la ciudad para casos como el de su hijo. Pero no habla de internarlos, sino de un centro donde puedan pasar el día y ser tratados. "No quiero ingresarlos en una residencia porque, mientras pueda, quiero vivir con ellos", reivindica.

Fina Espigares es otra de las madres que lleva a sus dos hijos, de 23 y 19 años, a Santpedor porque "aquí no hay lugar para ellos", dice. Explica que este curso la puesta en marcha del transporte colectivo "ha ido muy bien", con el consecuente desahogo que ha significado para las familias. Pero no es solo eso: un informe médico aconseja que estos jóvenes realicen el desplazamiento hasta Santpedor en transporte adaptado, como venían haciendo hasta ahora por primera vez este curso. "No nos vamos de Terrassa porque queramos, sino porque aquí no hay ningún centro adecuado para chicos con el perfil de nuestros hijos", denuncia Fina.

El butlletí matinal del diari, Bon Dia Terrassa
Cada matí al teu correu. Gratis.

Llegeix la nostra política de privacitat per a més informació.

Publicitat
To Top