Publicitat
Opinió

Ser un poquito ministro

Ser un poquito ministro y hasta vicepresidente y un poquito comunista y hasta manifestante callejero de los que “aprietan” puede ser muy gratificante sobre todo a la hora de cobrar y de subirse al coche oficial, pero tiene que ser agotador e incluso abocar a una cierta esquizofre- nia.

Y, claro, hay que estar en Venezuela y en Europa; callar en el Gobierno y protestar desde el partido; tapar las vergüenzas del gobierno afín de Baleares; participar en decisiones del Consejo de Ministros y subirse a un tractor para “apretar”; ampliar la altura de las vallas que impiden la entrada de emigrantes, y defender la emigración “venga como venga” desde el punto de vista legal; poner buena cara ante el Constitucional e ir de componendas mediadoras a Catalunya, y saludar al Rey de forma apresurada porque hay que recoger la bandera tricolor que se dejó a la entrada de Palacio y hasta abrocharse los puños de la camisa para que la chaqueta encaje bien a pesar de la falta de costumbre.

Y hay que poner cara de estadista sereno y dialogante aunque se produzca el “descojone” de los de enfrente.

Y todo eso cansa, agota, fatiga, molesta y hasta puede hastiar a cualquiera.

Y es que hay situaciones que “son repugnantes incluso para un comunista”.

El butlletí matinal del diari, Bon Dia Terrassa
Cada matí al teu correu. Gratis.

Llegeix la nostra política de privacitat per a més informació.

Publicitat
To Top