Publicitat
Terrassa

Prueba piloto de las paradas a demanda en el Bus de Nit

Publicitat

Mañana viernes entran en servicio las paradas de bus intermedias a demanda en la ciudad. El Ayuntamiento pone en marcha la iniciativa con carácter de prueba piloto en el Bus de Nit, que cubre la ruta de las avenidas hasta Parc Vallès los viernes, sábados y vísperas de festivos, entre las 22,20 horas y las 4,15 de la madrugada.

Podrán solicitar al conductor que pare para bajar las mujeres, los jóvenes menores de 16 años, las personas mayores y las que tienen algún tipo de discapacidad. El autobús se detendrá entre paradas sólo para atender las solicitudes de bajada, no las de subida.

La medida pretende atender las necesidades de movilidad de colectivos que necesitan reducir al máximo el trayecto entre la parada del bus y su destino. Además, incorpora la perspectiva de género al transporte público y da respuesta a la percepción de inseguridad que manifiestan las mujeres al transitar de noche por calles solitarias, con mala visibilidad, dificultad de acceso o espacios inhóspitos. La parada a demada ofrecerá a las usuarias del bus la posibilidad de esquivar esas zonas inseguras, bajando del autobús en lugares con menos factores de riesgo.

El Bus de Nit realiza todos los fines de semana y vigilias de festivo la misma ruta circular de la línea 9 (avenidas), con 30 paradas, incluidas las de salida y destino en Parc Vallès. Las personas que deseen solicitar una parada intermedia y cumplan los requisitos de los colectivos autorizados deberá comunicárselo a la conductora en cuanto suban al autobús.

Bajar, no subir
La profesional valorará en cada caso la posibilidad de detener el vehículo en el punto indicado ya que, puntualiza el Ayuntamiento, "uno de los criterios fundamentales es garantizar las condiciones de seguridad de las bajadas". Eso implica que el bus deberá parar siempre junto a la acera. Los usuarios de las paradas intermedias deberán bajar por la puerta delantera.

Gracia García, concejal de Políticas de Género, valoraba ayer positivamente la puesta en marcha de la medida y el hecho de que una iniciativa pensada para evitar situaciones de asedio a las mujeres, acabe beneficiando a otros colectivos. "Es un punto de inflexión y la prueba de que la perspectiva de género puede mejorar la vida de toda la ciudadanía".

El equipo de gobierno pone a prueba las paradas intermedias a demanda dos semanas antes de Festa Major. El objetivo es rodar la experiencia para que funcione a pleno rendimiento durante la celebración, días en que se refuerza el servicio de bus. La administración estaría valorando ahora la posibilidad de que la fórmula se aplique al resto de líneas que alargan su horario nocturno durante la fiesta.

Terrassa no es ciudad pionera en la implantación de las paradas intermedias aunque sí puede ser la primera en disponer de datos que permitan evaluar la eficacia de la medida y los aspectos a corregir. "Nos consta que otras ciudades han puesto en marcha inciativas similares, pero no hay conclusiones de momento", explicaba ayer García.

Vigo, Bilbao y San Sebastián son algunos de los municipios que han optado por poner a prueba las paradas antiasedio. Tras la iniciativa de Terrassa y su repercusión mediática, otras ciudades como Barcelona, Valencia, Tarragona, Sant Cugat y Sabadell han acordado impulsar programas piloto similares.

En Terrassa, el Ayuntamiento prepara una campaña de comunicación que informará a los usuarios del bus de la posibilidad de solicitar parada intermedia si cumplen los requisitos de los colectivos autorizados. Se hará difusión especialmente en los autobuses.

Referente
Gracia García recuerda que Terrassa ya "es referente en políticas de género", factor que ha contribuido a agilizar la puesta en marcha de la medida. "En este caso la iniciativa fue de la CUP y le agradecemos la propuesta", dijo ayer.

Las paradas intermedias para evitar situaciones de riesgo a las mujeres en sus desplazamientos nocturnos se aprobó en el pleno del mes de enero a propuesta de la CUP. La moción solicitaba estudiar la implantación y dio pie a un estudio de viabilidad para el que se consultó a la empresa Tmesa. En las reuniones de evaluación se acordó ampliar la cobertura de las paradas a demanda a otros colectivos como adolescentes, personas mayores y con discapacidades.

La prueba piloto tendrá una duración de tres meses y culminará a mediados de septiembre. En esa fecha, El Ayuntamiento y Tmesa realizarán una valoración del servicio a lo largo de todo el periodo.

El Bus de Nit, primer banco de pruebas para las paradas antiasedio sexual, funciona desde marzo de 2007. Diez años más tarde, en 2017, la línea cerró en ejercicio con casi 20 mil usuarios en la ciudad. Los sábados lo utilizan una media de 220 personas y los viernes 170. Junio, julio y septiembre son tradicionalmente los meses con mayor demanda. Enero y agosto, los menos utilizados.

Publicitat
To Top