Publicitat
Esports

Nadotska destroza el récord femenino 

La vigésima edición de la Mitja Marató de Terrassa tuvo como principales conclusiones positivas la recuperación en el número de participantes (según la organización corrieron unas 3.200 personas en las dos pruebas de la jornada por unas 2.000 el año anterior) y el buen nivel deportivo de los ganadores en las categorías masculina y femenina. En esa dirección sobresalió el magnífico récord femenino establecido por la polaca Karolina Nadotska, que ganó con un registro de 1.13’13" pulverizando el anterior récord de 1.15’01" en posesión de Kenza Wahbi desde 2004. No tuvo competencia, en todo caso, dado que la segunda clasificada, la atleta del CN Terrassa Montserrat Estany, entró a más de nueve minutos de distancia. Tampoco es desdeñable el excelente tiempo de Mourad El Bannouri para imponerse en la carrera masculina. El atleta marroquí, segundo el año anterior, firmó una marca de 1.03’40", diez segundos por encima de la plusmarca de Carles Castillejo en 2016. Superó en tres segundos al eritreo Okubay Tsegay en emocionante sprint que dio mayor realce a la jornada deportiva.

Novedades
Los organizadores también valoraron de forma positiva la nueva ubicación de la salida y la llegada en el Parc dels Catalans. "Este debe ser su sitio", señaló tras la cita el presidente de la AE Mitja Marató, David Otero. El circuito, con algunos cambios de trazado en su parte final, deberá afinar determinados tramos y, sobre todo, garantizar la distancia de la carrera. Fueron muchos los atletas que mostraron sus dudas en relación a ello, entendiendo que le faltaban metros, y también expresaron su queja sobre la validez de las marcas al no tratarse de un circuito homologado. Sí lo era el de la Santi Centelles, que acogió el Campeonato de Catalunya de 5 kilómetros, pero no el de la Mitja Marató.

La cita deportiva, en todo caso, se significó de nuevo como una gran fiesta del atletismo terrassense en un aniversario especialmente relevante. La competición de primer nivel se mezcló con cientos de historias personales y colectivas alejadas de los focos mediáticos cuya relevancia individual va mucho más allá de las victorias. En primera línea, sin embargo, se dieron cita buenos atletas de trayectoria internacional que sirvieron para elevar el nivel competitivo en relación a años anteriores. La ausencia de Camilo Santiago, subcampeón de España de media maratón, y del terrassense Jaume Leiva, medalla de bronce en el último Campeonato de España, significó una decepción. Santiago renunció a tomar la salida el día anterior cuando supo que la prueba no estaba incluida en el circuito nacional (se quejó de falta de información respecto a este punto), lo que siendo atleta internacional le podía suponer una importante multa económica de la Federación Española. Leiva decidió irse a entrenar con él a Barcelona el domingo y no correr en Terrassa.

La carrera masculina se tradujo en un duelo magnífico entre el marroquí Mourad El Bannouri y el eritreo Okubay Tsegay, el atleta que parecía destinado a adjudicarse la victoria. Ellos dos marcaron el ritmo de la carrera desde su arranque, acompañados en el primer tramo por otras tres atletas de nivel reconocido que acabaron en las primeras posiciones: Hicham Boufards, el letón Edgar Sumskis y Mohamed El Ghazouuany.

Se mantuvo el grupo de cinco en cabeza hasta el kilómetro 4, cuando Tsegay rompió la carrera y sólo El Bannouri le respondió con firmeza. Parecía el eritreo dispuesto a mantener la respuesta del marroquí durante algunos kilómetros, pero El Bannouri se fue haciendo grande conforme discurrió la carrera sin perderle el ritmo a su rival en ningún momento. Los relevos entre ambos y su buen ritmo hacían pensar que se iban a disputar la victoria al sprint, con el ritmo cada vez más notable en el tramo final de la carrera, cuyo sentido descendente iba en beneficio de una buena marca. En todo caso, los pasos por cada kilómetro hacían difícil pensar en la posibilidad de superar el récord de Castillejo.

Gran disputa
Tsegay intentó dejar atrás a su compañero de viaje en los tramos finales, pero El Bannouri respondió con una fortaleza extraordinaria. No sólo le mantuvo el ritmo, sino que asumió el protagonismo, se situó en cabeza y acabó dejando atrás a su rival en los metros finales.

Marc Otero fue el primer atleta terrassense en la línea de llegada, con un formidable noveno lugar y una marca de 1.11’57". Marc García fue décimo con un registro de 1.12’50".

La prueba femenina, en cambio, se convirtió en una lucha contra el reloj de la polaca Karlina Nadotska. Sin las anunciadas Teresa Urbina, campeona de España de media maratón, ni la etíope Chaitu Negesse, corrió contra ella misma a un nivel extraordinario que ya hizo presumir posibilidades de récord de primer nivel. Pulverizó el registro de la categoría con una demostración que le permitió entrar en la línea de meta en duodécima posición total, únicamente superada por once hombres.

Las atletas terrassenses tuvieron un acusado protagonismo en esta edición en el apartado femenino. Montserrat Estany, del CN Terrassa, se alzó con la segunda posición de la Mitja firmando una marca de 1.22”37". Y Maria Ruiz, del Terrassasports, completó el podio al finalizar en la tercera posición con un tiempo de 1.23’20".

El butlletí matinal del diari, Bon Dia Terrassa
Cada matí al teu correu. Gratis.

Llegeix la nostra política de privacitat per a més informació.

Publicitat
To Top