Publicitat
Esports

Una remontada casi imposible 

A siete puntos de la cuarta plaza de la clasificación y a ocho jornadas del final de la competición, el Terrassa FC afronta el tramo final del campeonato en una posición sumamente delicada. Sus opciones de disputar la promoción de ascenso se han visto reducidas tras una nefasta racha de resultados (cinco puntos en 8 jornadas) y un estado de forma muy alejado del que le permitió encadenar una racha de catorce jornadas sin conocer la derrota. Sólo un final de temporada sin errores le daría posibilidades de dar alcance a un Horta que, además, tiene un partido menos que el conjunto de Cristian García.

El Terrassa FC se deberá aferrar a un final de campeonato como el que protagonizó en la temporada 16-17, con Agustín Vacas en el banquillo egarense. En aquella oportunidad, firmó una racha de siete victorias y un empate en el tramo final de la Liga que le permitió acabar en la tercera posición. En ese período, además, no encajó ningún gol. En la jornada 30 el Terrassa ocupaba la sexta plaza a cuatro puntos de la cuarta posición, un escenario mejor que el actual. Pero inició una fase extraordinaria que le llevó a acabar la Liga con seis puntos de ventaja sobre el quinto clasificado.

Una racha magnífica
Los egarenses encadenaron seis victorias seguidas: 2-0 al Ascó, 0-1 contra el Júpiter, 1-0 al Santfeliuenc, 0-2 ante el Europa, 2-0 al Vilassar y 0-1 en Figueres. Empatarón a cero en casa contra la Pobla de Mafumet y remataron el trabajo con un 0 a 2 en Cerdanyola.

Repetir esa experiencia se debe convertir en el propósito de un Terrrassa que anda al borde del precipicio tras su tropiezo ante el Santboià. Aunque la empresa tiene mayor dificultad que en la campaña 16-17 por la distancia actual con la cuarta plaza y por el hecho de que el Terrassa tiene cuatro equipos por delante en la tabla, sumar los 21 puntos que le restan por disputar parece la única salida posible.

El calendario, además, le reserva una notable dificultad por el hecho de contemplar cinco partidos lejos del Camp Olímpic por sólo dos como local. Aunque el rendimiento del Terrassa en casa no ha sido nada positivo, jugarse la Liga en terrenos ajenos no parece la mejor garantía.

El equipo de Cristian no volverá a jugar en el Camp Olímpic hasta el 28 de abril por cuanto sus tres próximos compromisos son fuera. El primero es este domingo en el campo del Reus, para cumplir posteriormente la jornada de descanso. A continuación, el Terrassa afronta otras dos salidas consecutivas, la primera al campo de un Castelldefels que lucha por la permanencia y la segunda a un escenario de tanta exigencia como Llagostera. El regreso a Terrassa será contra el Granollers. En las tres jornadas finales, visitará el campo de la Fundació Grama, recibirá al Ascó y acabará en la Pobla de Mafumet.

El butlletí matinal del diari, Bon Dia Terrassa
Cada matí al teu correu. Gratis.

Llegeix la nostra política de privacitat per a més informació.

Publicitat
To Top