Publicitat
Diners

McDonald’s cierra en Can Parellada y reduce a 3 sus restaurantes en Terrassa

Publicitat

El restaurante de la cadena McDonald’s, situado en el centro comercial Carrefour, en Can Parellada, ha cerrado sus puertas después de veinte años de actividad. Fuentes de McDonald’s explicaron ayer que el cese en la actividad del local, cuyo concesionario es la sociedad J.J. Geyser 2001, radicada en Terrassa, responde a "motivos empresariales y estratégicos" de esa sociedad. Esta hamburguesería de la cadena norteamericana abrió sus puertas en 1998 y se convirtió en el segundo establecimiento de la marca en Terrassa tras el ubicado en Parc Vallès (abierto en octubre de 1998, muy poco tiempo antes). Esta concesionaria también gestiona los otros tres McDonald’s que operan en Terrassa, el ubicado en Carrefour (Montserrat), Parc Vallès y el abierto en la Rambleta del Pare Alegre en diciembre de 2016.

Según fuentes de la multinacional, esa decisión empresarial tiene en cuenta que Terrassa dispone de tres restaurante más y la "oferta queda cubierta". Los quince empleados de la hamburguesería de Carrefour, en Can Parellada, han sido recolocados en otros restaurantes, por lo que no se han perdido empleos, recalcaron esas fuentes. Tras apertura en Parc Vallès y Carrefour (Can Parellada), la cadena implantó dos nuevos locales. El tercero de ellos junto al centro comercial Carrefour en Montserrat (antes Eroski), y finalmente en la Rambleta.

Un año y medio
Por tanto, la ciudad ha albergado durante un año y medio cuatro establecimientos de la cadena norteamericana en funcionamiento. El local de la Rambleta es el más grande de esta enseña en Terrassa. Al igual que los últimos establecimientos abiertos por la cadena, ofrece un rincón para desayunos (McCafé) y servicio en mesa, de manera que el cliente recibe su pedido tras haberlo introducido previamente en los quioscos digitales. El establecimiento está ubicado donde antaño estuviese la fábrica Segura, que se derribó por completo para la construcción del restaurante. El negocio ha generado un mayor flujo de vehículos en la zona. Por esta misma previsión, junto a la petición de licencia de obras, McDonald’s tuvo que presentar un plan de movilidad para asegurar un tráfico lo más ordenado y seguro posible. El restaurante, además de encontrarse en una zona céntrica, está también en un punto, ya de por sí, intenso en cuanto a circulación viaria. La rotonda del Doré es un lugar muy transitado, que recoge el tráfico de entrada y salida de la ciudad por su proximidad a vías de comunicación tan destacadas como la autopistas C-58, la carretera de Martorell y la carretera de Montcada.

Publicitat
To Top