Publicitat
Terrassa

Jordi Fulla recrea en Montserrat su mirada a Oriente y Occidente

La pasión de Jordi Fulla por el pensamiento y la estética orientales están en la base de "Anatomia d’una illa a ulls clucs", la instalación de grandes dimensiones que exhibe actualmente en lel Museu de Montserrat. Recreando lo que los japoneses definen como "un mundo flotante" (un lugar que congela diferentes instantes físicos o mentales), el artista terrassense ha condensado en la sala Daura del museo pinturas, esculturas y dibujos, amplificando así muchas de sus preocupaciones: la dualidad entre el artificio y la naturaleza, la luz y la oscuridad, la realidad y la ficción.

Como un viaje iniciático
Fulla realizó su primera visita a Japón en 2005, y diez años más tarde volvió al país nipón, con la voluntad de iniciar el proyecto artístico que ahora puede verse en Montserrat. Allí se interesó especialmente por las islas de diferentes tipos (oceánicas, volcánicas, heladas, y también las "del espíritu" e imaginarias), y decidió afrontar esta exposición como si se tratara de un viaje iniciático de exploración a una de ellas. "Una isla a la vez extraña y remota". Por eso trabajó con las formas de los totems, las rocas, los mares interiores, los barrancos, los icebergs. Esto es, "la anatomía de una isla trazada a tientas, con la oscuridad propia del viaje espiritual, que le ha permitido divisar todo un fecundo mundo de imágenes de gran profundidad psicológica", señala Albert Mercadé, comisario de la exposición.

Fulla ha intentado además mirar y capturar los puntos de relación estética entre Oriente y Occidente en este ambicioso proyecto, gestado durante más de doce meses en estrecho diálogo con Mercadé, con quién el artista entabló un fecundo intercambio epistolar.

"Jordi Fulla es un artista de osamenta occidental fascinado por la mirada oriental", afirma el comisario. "El ojo de occidental lo impulsó como artista a calcular, trazar, emular, medir, reproducir, cartografiar, llenar, alterar. El oriental, en cambio, lo lleva a vaciar, sugerir, vagar y fusionarse con una naturaleza que siempre le ha maravillado a distancia, desde el visor".

Otro factor importante en "Anatomia d’una illa a ulls clucs" es el simbolismo de la noche. "Todo creyente, todo místico a la búsqueda de lo inefable sabe, como el artista, que para la iluminación es preciso emprender un trayecto empinado, cargado de peligros y sombras. Sabe que el camino sin oscuridad no es nunca un camino de fiar." Fulla lo ha emprendido "en un estado -no siempre voluntario-de ‘encegament’, de deslumbramiento. Un arduo camino a tiendas, que ha acostumbrado su mirada al encuentro con las formas insondables que pueblan todo descenso espiritual: formas ignotas, ambiguas, extrañas, insólitas y, por tanto, terribles, tal como Rilke definía la belleza en la contemplación del ángel".

"Tremendamente útil"
A Fulla, por su parte, cuando le preguntan por su trabajo artístico, responde que lo considera "estar haciendo una cosa que no sirve para nada y en consecuencia se convierte en tremendamente útil". De la misma manera, añade, que "el hecho de que la vida no tenga ningún sentido es una razón para vivir, la única en realidad".

Anteriores exposiciones de Fulla ha tenido lugar en Estados Unidos (Chicago, Baltimore y Miami), Japón y diversas ciudades europeas (Berlín, París, Liverpool, Amsterdam, Turrín, Milán, Lisboa).

LOS DATOS
Exposición: "Anatomia d’una illa a ulls clucs"
Artista: Jordi Fulla
Lugar: Museu de Montserrat
Fechas: Hasta el 11 de septiembre
Horario: De diez de la mañana a 5.45 de la tarde (fines de semana y festivos, hasta las 6.45). Abierto todos los días del año

El butlletí matinal del diari, Bon Dia Terrassa
Cada matí al teu correu. Gratis.

Llegeix la nostra política de privacitat per a més informació.

Publicitat
To Top