Publicitat
Terrassa

El final de las obras puede retrasarse más allá de 2020

El pasado mes de mayo los alcaldes del IV Cinturó regresaban de Madrid tras una reunión en la Dirección General de Carreteras del Estado con la mala noticia de que cambios en el proyecto del IV Cinturó harían saltar por los aires el calendario del tramo Olesa-Viladecavalls, que debía estar listo en 2019. Nadie se atrevía hace cinco meses a ponerle fecha al final de las obras, que fuentes del Ministerio de Fomento sitúan en este momento más allá de 2020.

El dato supondría un tiempo récord de ejecución para poco más de 12 kilómetros de autovía. Trece años tardaría el ministerio en ejecutar un proyecto que ha sufrido todo tipo de adversidades políticas, técnicas pero sobre todo económicas.

Las obras del tramo intermedio del IV Cinturó empezaron en el año 2007 y en 2011 el Ministerio de Fomento paralizó los trabajos coincidiendo con los recortes en infraestructuras y obra pública. Cuatro años más tarde, en 2015, las máquinas volvieron al terreno y desde entonces el ritmo de los trabajos no ha sido el esperado. En varias ocasiones las partidas presupuestarias asignadas a las obras se han ido arrastrando a anualidades posteriores.

Además, la irrupción de un modificado que requiere tramitación europea y ratificación por parte del Consejo de Estado amenaza ahora con prolongar los trabajos hasta 2021.

El butlletí matinal del diari, Bon Dia Terrassa
Cada matí al teu correu. Gratis.

Llegeix la nostra política de privacitat per a més informació.

Publicitat
To Top