Publicitat
Terrassa

“Ser de Terrassa me ha influido al convertirme en músico de jazz”

Oriol Vallès nació en Terrassa en 1993 y es, a sus 23 años, una de las promesas del jazz catalán. Comenzó a estudiar trompeta a los 11 años en el CEM, y posteriormente ha pasado por el Conservatori de Terrassa y por la Escola Superior de Música (Esmuc.) Ha estudiado también en Bruselas y Rotterdam. Ya antes de finalizar sus estudios, su grupo Smack Dab (con el que esta noche actúa en la Nova Jazz Cava) ha comenzado a dar mucho que hablar.

¿Hay tradición musical en su familia?
Sí, mi padre Francesc Vallès es guitarrista y director de coros. Actualmente dirige el Cor Montserrat. Fueron mis padres quienes me apuntaron para estudiar música cuando era pequeño.

¿Desde siempre se decantó por la trompeta?
Es una historia surrealista. Yo no sé por qué quería tocar el arpa, y mi padre se vio yendo de arriba a abajo con el arpa a cuestas, por lo que me propuso cambiar por un instrumento más pequeño. Escogí la trompeta de una manera totalmente irracional. Ahora estoy muy contento, suena muy fuerte (ríe.)

¿Y cómo llegó al jazz?
Farràs fue clave. Cuando era más pequeño escuchaba rock y música clásica. Tenía un MP3 y mi padre lo llenó con música clásica y también incluyó un disco de Erwyn Seerutton junto a Farràs, Capella y Massats. Me lo ponía por la noche y era el único entretenimiento que tenía. Yo ya tocaba la trompeta pero aún no me decantaba por el jazz. Para mí fue definitivo encontrar en el Conservatori a Guim Garcia y escuchar y conocer a Farràs.

¿Considera que ser de Terrassa ha influido para que se convierta en músico de jazz?
Totalmente, ha sido una fuerte influencia la existencia de la Cava y de músicos como Farràs o Adrià Font. Me siento parte de esta línea, no puedo evitarlo. He tocado con ellos, hemos compartido actuaciones y charlas. Eso hace a un colectivo y hace tradición.

¿Considera que hay más escena aquí que en otros lugares?
La existencia de la Nova Jazz Cava y del departamento de moderno del Conservatori, además de otros lugares como el CEM o el Aula de Música, propicía que más alumnos se dediquen al jazz. De la cantera, de que haya carne joven, savia nueva, no nos tenemos que preocupar. La preocupación que debemos tener es que haya espacios en los que tocar, que exista un circuito, y para eso hay que activar la mentalidad de la gente. Tener la motivación de ser un colectivo y de hacer piña ayuda, pero no podemos caer sólo en eso y no tenemos que ser endogámicos. La música es para todos, no sólo para nosotros. Lo importante es cómo generar interés.

¿Es usted activo en ese empeño?
Tenemos una asociación, MujazzT, que Gemma Plans y Esther Pedragosa están llevando muy bien. Se están preparando cosas para activar un poco esa escena.

Volviendo a lo estrictamente musical. Usted no sólo es intérprete, sino también compositor. ¿Qué le ha llevado a ello?
Siempre he tenido mucho interés en componer y me ha gustado mucho, antes que trompetista yo quería ser compositor. Pere Cases, en el Conservatori, ha sido muy inspirador. Me animaba a componer y Smack Dab ha nacido un poco gracias a eso.

¿Cómo nació el proyecto de Smack Dab?
Surgió de la Esmuc, donde conocí a Joan Casares, mi pareja de hecho musical. Tenemos una amistad muy fuerte, una coincidencia de gustos musicales y una gran conexión a la hora de tocar.Por temperamento y naturaleza conectas más o menos con las personas, y con él ha habido mucha "trempera." Yo estaba de Erasmus y me dijo que al volver teníamos que hacer algo. Debutamos en diciembre de 2014 en la Nova Jazz Cava.

Además de Smack Dab, ¿tiene algún otro proyecto personal?
Personal no, pero toco en otros proyectos. Estoy en la marchin’ band Zebrass, tocamos en la calle algo de reggae-fuky, muy de batalla. Los de calle son bolos duros, tienes que tocar todo el rato y estar al cien por cien. También hago otras cosas esporádicas, como colaborar con el grupo de ska Soweto.

¿Se dedica ya por completo a la música?
Me dedico a la enseñanza musical, en el Aula de Música, y hago clases particulares. Realmente me gusta mucho, transmitir y seguir en esta línea, hacer hervir la "savia nueva" como diría Adrià Font. Aprendes mucho enseñando, es interesante.

¿Cuáles son sus principales influencias?
Escucho mucha tradición, pero también me gustan otras cosas.

El butlletí matinal del diari, Bon Dia Terrassa
Cada matí al teu correu. Gratis.

Llegeix la nostra política de privacitat per a més informació.

Publicitat
To Top