Publicitat
Terrassa

Detenido un ladrón que se hirió las manos al asaltar una casa

No pudo disimular mucho: tenía las manos ensangrentadas, estaba muy nervioso y, por si fuera poco, llevaba un televisor, un taladro y un secador. Los Mossos d’Esquadra lo detuvieron en la estación del Metro del Vallès de Nacions Unides, donde lo vieron unos testigos de aquella guisa, exaltado y con sangre. El detenido, de 18 años y de origen marroquí, ha ingresado en prisión, acusado de robar en una vivienda de Terrassa.

Miércoles, 28 de marzo, ocho de la mañana, estación de trenes ubicada en la avenida de Béjar, junto al Parc de Les Nacions Unides. Varios testigos observan la rara actitud de un chico en estado de excitación, tenso. Muy exaltado, según la información recibida por los Mossos d’Esquadra. Alguien advierte a la policía autonómica de aquello, sobre todo de la sangre que mana de las manos del muchacho.

Unos agentes se dirigieron a la estación de Nacions Unides para confirmar lo relatado en el aviso. Y lo confirmaron. Allí estaba el chico nervioso y herido, inquieto en extremo y con las manos ensangrentadas. Los indicios que conducían a las sospechas sobre la posible implicación del joven en un delito se completaron cuando los mossos vieron lo que semejaba un botín de saqueo: el chico al que se disponían a identificar portaba un televisor de 32 pulgadas. También un taladro y un secador.

Durante el registro le fueron incautadas unas tarjetas de crédito, documentos que a la postre resultaron cruciales en las indagaciones policiales. Las tarjetas no estaban a su nombre. Había que comprobar el origen de aquellos documentos de crédito. Los Mossos d’Esquadra contactaron con la persona titular, una mujer vecina del Centre. Fue entonces cuando verificaron que el joven estaba implicado supuestamente en un robo con fuerza en una vivienda. La mujer informó de que unas horas antes, durante aquella noche del martes al miércoles, alguien había entrado a robar en su domicilio. Y sí, le había sustraído la tele. La misma tele que llevaba el sospechoso.

El ladrón había irrumpido en la vivienda después de romper el vidrio de una ventana. Fue entonces cuando se cortó en las manos con los cristales hechos trizas. Había sangre en los trozos de vidrio, y también en el suelo. Robó el televisor y los otros objetos y se largó. Según ha trascendido, entró en la estación del Nord para huir hacia Barcelona, pero se equivocó de tren y tuvo que apearse en Nacions Unides para tomar otro convoy. Y en esa estación lo pillaron.

Los mossos detuvieron al sospechoso una vez corroborados los hechos. El joven, vecino de Barcelona y de nacionalidad marroquí, pasó el jueves a disposición judicial como presunto autor de un delito de robo con fuerza en vivienda. El juzgado de guardia ordenó su ingreso en prisión preventiva. Los efectos sustraídos fueron retornados a su propietaria.

El butlletí matinal del diari, Bon Dia Terrassa
Cada matí al teu correu. Gratis.

Llegeix la nostra política de privacitat per a més informació.

Publicitat
To Top