Publicitat
Terrassa

Buscar el bienestar emocional y físico cuando falla la memoria

Publicitat

Corría el año 2013. La Fundació Catalunya La Pedrera puso en marcha, en el marco de sus acciones sociales, el Programa de Refuerzo y Estimulación Cognitiva (REMS), con el objetivo de ayudar a las personas mayores que empiezan a tener algún problema de memoria y/o enfermedades propias del proceso de envejecimiento a mantener sus capacidades y autonomía.

El REMS empezó con muy buena aceptación y en seguida se extendió por todo el territorio catalán. En la actualidad cuenta con 1.186 participantes, de los cuales casi setecientos residen en Barcelona y su área metropolitana. El programa se desarrolla en los EspaiSocial de la fundación que, en el caso de Terrassa, está situado en la calle de Antoni Maura.

El programa llegó a la ciudad en 2014, un año más tarde de su creación, por lo que ahora cumplirá cuatro ediciones. Todo el equipo de profesionales, monitores, voluntarios, usuarios y familias, han tomado nota del aniversario y preparan una gran fiesta para hoy, 24 de mayo, por la mañana. El programa conmemorativo comprende actuaciones literarias y musicales que tendrán como protagonistas a las personas que asisten a las actividades.

Remarcan Anna Soler, responsable de la gestión del EspaiSocial y Arantxa Vargas, coordinadora del mismo, que REMS es un programa totalmente innovador en la medida que la atención está centrada en la persona. "En este servicio es el usuario el que pide qué quiere hacer y el profesional se adapta a sus necesidades. Esto comporta que la persona sea y se sienta muy motivado y partícipe de todas las actividades".

El programa descansa sobre tres pilares; el cognitivo, el físico y la socialización. Cada una de estas áreas lleva a cabo una serie de talleres donde los usuarios proponen y priorizan sus preferencias e incluso toman un papel dinamizador. Soler y Vargas ejemplarizan que, con motivo de la Fira Modernista, se interesaron por conocer el legado de este estilo arquitectónico en la ciudad. Se preparó pues un vídeo de imágenes antiguas, del 1900, y actuales, para observar la gran transformación de la ciudad.

Con la Fira de Sant Ponç, patrón de los herbolarios, se observaron hierbas aromáticas para saber qué nombre toman y para qué se utilizan. En el área física se trabajan ejercicios que contribuyen a mejorar el bienestar del cuerpo, tanto físico como emocionalmente y en la de socialización se hacen actividades más lúdicas; como manualidades, cantar y bailar en grupo, juegos de mesa y lectura comentada de prensa.

Soler subraya que el reto es que la persona que viene aquí se sienta acogida. Por ese motivo es muy importante conocer cómo es, qué le pasa, qué le gusta y qué no. De este modo podemos proporcionar recursos y herramientas para que el usuario pueda tener mayor grado de bienestar emocional y mejorar su calidad de vida".

Publicitat
To Top