Publicitat
Terrassa

El curso estrena un instituto y dos edificios de secundaria

Recta final para el estreno de un nuevo curso escolar que será el próximo miércoles, 12 de septiembre, después de la Diada de Catalunya. El nuevo curso en Terrassa empezará en la etapa obligatoria (de 3 a 6 no lo es pero ya se estima como tal) con un total de 31.887 alumnos de infantil, primaria y ESO, que son cuatrocientos más que el curso anterior.

Por ciclos se confirma la tendencia de los últimos años de la caída de la matrícula de infantil y el aumento de la que corresponde a la secundaria obligatoria. Así, el ciclo de párvulos de 3 a 6 años acogerá 6.566 alumnos, doscientos menos que el año anterior; la primaria con 15.357 alumnos (cien más) y la ESO con 9.954 (casi quinientos más), según los datos (siempre provisionales) que ofreció ayer el director de Serveis Territorials de Ensenyament del Vallès Occidental, Jesús Viñas, en la presentación del curso 2018-19.

Para dar respuesta a la demanda de la secundaria, el departamento de Ensenyament ha generado más plazas, la mayoría de ellas en la red pública. Se inaugura un nuevo instituto, el INS Joan Marquès, en la Escola Joan Marquès Casals de Sant Pere Nord, con dos líneas de ESO y dos líneas más de estos estudios en los institutos Can Roca y Mont Perdut. Por su parte, la concertada sumará un grupo más en la Escola Petit Estel-La Nova del Centre de la ciudad.

El incremento de plazas no es la única novedad en esta etapa. La segunda , y si cabe relevante por el tiempo esperado, es la inauguración de los nuevos edificios para los institutos Can Roca y Les Aimerigues que han pedido unos días para tenerlo todo listo y empezarán el lunes 17 de septiembre. El INS Can Roca empezará pues con cuatro líneas de ESO y Les Aimerigues con tres además del bachillerato puesto que su larga trayectoria en la provisionalidad ha hecho que se muden al completo.

Con estos edificios, la red pública deja dos sedes provisionales. El INS Can Roca abandona los barracones de la avenida de Béjar y el INS Les Aimerigues el edificio de la antigua Escola Germans Amat de La Maurina. Con todo aún queda un centro, la Escola Sala i Badrinas, en módulos en una zona del Parc de Vallparadís, que también espera trasladarse a un nuevo edificio y que todo apunta que podría ser antes de finalizar la legislatura del Govern que preside Quim Torra.

Así lo dejó entrever el director de Serveis Territorials Jesus Viñas: "Esta escuela es un vieja aspiración y hay un acuerdo con la misma para llevar a cabo la construcción. Es necesaria porque hay demanda y el objetivo es que pueda estar en los próximos cuatro años", aunque matizó que "de momento no hay ni proyecto ni presupuesto".

Instituto-escuela
Viñas añadió que este proyecto forma parte de la planificación que se hace en la ciudad en base a los datos de matrícula y previsiones a corto plazo. Esta hoja de ruta viene marcada ahora por la ESO porque es la etapa que crece en toda Catalunya y especialmente en Terrassa por las numerosas promociones que salen de 6º de primaria. Viñas dijo que se prevé que la demanda de entrada en estos estudios se incrementará dos o tres años más para luego estabilizarse y decaer. El director, en sintonía con el conseller de Educación, dijo que apuestan por la creación de institutos-escuela aunque tampoco fijó ni cuándo ni dónde. "Somos partidarios de este modelo porque podemos aprovechar edificios de primaria y no hace falta construir más centros de secundaria. Estamos pensando en una solución así en la zona 3, aunque primero habría que reordenar toda la oferta de infantil y primaria, ESO, bachillerato y FP que ahora tiene lugar en la Escola President Salvans y en los institutos Can Jofresa y Santa Eulàlia". Asimismo no descartó que "el nuevo INS Joan Marquès y la Escola Joan Marquès Casals se acaben fusionado en este modelo", a pesar de que el Govern anterior decidió mantener titularidad y dirección académica por separado".

Publicitat
To Top